> La compañía especializada en protección digital, afirma que aumentará la demanda de servicios contra ciberataques entre las aseguradoras

Always On, empresa con más de 14 años de experiencia en el diseño, desarrollo y gestión de servicios tecnológicos de última generación, firma un acuerdo con Correduidea, asesoría y consultoría comercial que suple las carencias existentes entre compañías, agentes, corredores, empleados, asociaciones, colegios de mediación y colaboradores. El objetivo de este proyecto conjunto es el asesoramiento a compañías, mediadores y empresas del sector seguros en materia de ciberseguridad.

El auge de ciberataques a dispositivos conectados a Internet de las Cosas y el aumento de necesidades tecnológicas e informáticas en sectores profesionales han generado un aumento en la demanda de servicios en las aseguradoras centrados en la ciberseguridad. De este modo, Always On ha desarrollado un modelo de negocio especialmente enfocado a compañías de seguros, con pólizas personalizadas que dan cobertura a los servicios más demandados en la actualidad como la protección digital de las empresas. En este aspecto, se trabaja también el análisis de vulnerabilidades, la protección de identidad, reputación online, gestión de la huella digital y localización de dispositivos, así como de informática forense.

Correduidea y Always On se unen para impulsar la importancia de la seguridad digital en sectores profesionales como el de seguros y, para ello, prevén organizar Jornadas de ciberseguridad junto a compañías, mediadores y empresas multisectoriales.

“Establecer una estrategia de protección adaptada a las necesidades particulares de cada compañía es el primer paso para prevenir, detener y proteger ciberataques” explica Marta Ciruelos, portavoz de Always On, que puntualiza que “estos proyectos conjuntos aseguran una óptima seguridad digital en equipos y plataformas”.

Contar con un seguro en esta materia puede ahorrar a las empresas millones de pérdidas tanto económicas como en activos digitales. Es, por tanto, una inversión a largo plazo que cobra especial importancia ante un riesgo cibernético al impedir el espionaje informático, el robo de información, los daños reputacionales, los chantajes o las infecciones mediante virus.