Los timos han existido toda la vida y con el paso del tiempo, han ido evolucionando, desde meros engaños en la calle, hasta sofisticadas técnicas para obtener información a través de Internet. Cuando se trata de una empresa, hay que tener especial cuidado, ya que, si comprometemos nuestra información, como nuestros datos bancarios con cualquier tipo de fraude, puede peligrar la continuidad del negocio. Vamos a ver algunas de las estafas en internet más comunes, para tener un poco más de conocimiento acerca de las mismas y, por lo tanto, evitar caer en las garras de estos estafadores.

Phising

El fraude a través de la técnica phishing es bastante habitual hoy en día. A través de esta técnica, se copia una página web de forma idéntica, para que el usuario piense que está introduciendo sus datos en la misma, cuando en realidad lo está haciendo en una página pirata, cuyos datos van a parar al hacker de turno.

Por ejemplo, es habitual, que se copie una página de un banco y que se mande el enlace a la misma a la víctima a través de correo electrónico, con la excusa de que cambie su contraseña o que revise un pago que está siendo cargado. La víctima, entra, presa del miedo, a la página, introduciendo sus datos de acceso que van a parar a la persona que ha cometido el fraude. Una vez recibidos los datos, el hacker rápidamente los cambia, consiguiendo el acceso a la página.

Engaños en las compras online

A través de Internet se pueden encontrar grandes oportunidades a precios bastante económicos en una compra online. Sin embargo, cuando te encuentres con algo a un precio más bajo de lo normal, lo más seguro es que se trate de un timo.

A pesar de que puedas encontrar muy buenas ofertas, ten por seguro que no vas a encontrar ningún Ferrari por 500€, lo más seguro es que el estafador se quede con tu dinero y no vuelvas a saber nada más de él y por supuesto, sin coche de por medio. Además de perder el dinero, corremos el riesgo de dar a conocer nuestra tarjeta de crédito si pagamos con la misma, por lo que los daños, pueden ser mayores.

Timos y estafas en las redes sociales

En Internet, nada es lo que parece. Las redes sociales son un lugar perfecto para obtener información, por lo que hay que ser muy precavidos a la hora de compartir información en las mismas y, sobre todo, saber a quién estamos dando acceso a esa información. 

A través de las redes sociales se puede aprender mucho de uno mismo y, por lo tanto, llegar a tentarnos con toda clase de trucos, como por ejemplo la obtención de un préstamo online a muy buen precio. En resumen, no te fíes de las gangas en que puedas ver sin antes comparar, ya que se podrían tratar de estafas en internet.

Desconfía de las ofertas flash

Si te encuentras en una página desconocida y ves una oferta flash muy tentadora, desconfía, seguramente, es un engaño.

Estas ofertas flash, buscan generar una sensación de urgencia en el usuario, con el objetivo de que tome una decisión sin apenas meditarla. Algunas de estas ofertas son tan ridículas, que cuando actualizas el navegador, la cuenta atrás se vuelve a reiniciar. Sin embargo, por increíble que parezca, engañan a muchas personas cada año, ya que mucha gente se arriesga, tentado con poder ganar algo de dinero extra.

Las estafas en Internet son más comunes de lo que la gente piensa, por eso, es importante contar con un respaldo profesional que pueda ayudarte, tanto a nivel preventivo, como reactivo en caso de haber sufrido una de estas estafas. Por eso te dejamos este enlace a una infografía de las 5 medidas preventivas para evitar un ciberataque.

Puedes saber más acerca de nuestros productos, o contactarnos directamente para que resolvamos tus dudas de una manera gratuita haciendo click aquí.

Si te ha resultado interesante este artículo, ¡comparte en redes estas estafas más comunes en internet!